"Atención médicos de España: vamos a cabrearnos", por Mónica Lalanda

“Atención médicos de España: vamos a cabrearnos”, por Mónica Lalanda

Monica Lalanda es una médico de urgencias, bloguera,  que ha colaborado activamente en los blogs de la sección de Salud de EL MUNDO.ES, que ahora cierran. Esta es su última aportación, titulada “Atención médicos de España: vamos a cabrearnos”, que por razones que ella no quiere detallar no han querido colgar. Nosotros le agradecemos sus aportaciones y hacemos de modesta caja de resonancia de su post en MÉDICOS A CUADROS:
“Este último espacio de hoy lo voy a aprovechar con una llamada no a la indignación, que es palabra gastada, sino al cabreo, más sobrio y más español. Llevamos demasiado tiempo mirándonos el ombligo, repitiendo como loros que tenemos una de las mejores sanidades del mundo. Pura falacia, tremendo sofisma; nuestra sanidad actual es un despropósito de principio a fin.

Una universidad de medicina que desprecia vocaciones e insiste en elegir cerebritos y una universidad privada con un servicio paralelo descontrolado. Un sistema de acceso a la especialidad que tiene los hospitales llenos de residentes de todas las nacionalidades menos la española y encima sin permisos de trabajo para despues quedarse. Un programa de especialización muy cacareado pero sin un solo medidor de calidad. Una atención primaria con muchas obligaciones y pocos derechos, recargados de burocracia, sin acceso a pruebas diagnósticas y con cinco minutos por paciente. Médicos de familia a miles maltratados laboralmente, haciendo sustituciones y rellenando huecos a veces de horas. Oposiciones médicas  viciadas, corruptas, con exámenes que invariablemente se filtran; oposiciones indefinidamente impugnadas. Médicos hospitalarios con canas  y contratos precarios. Gestores con poder de quita y pon, a dedo, despreciando méritos o valías. Una medicina privada de compañías que paga a sus médicos peor que a las señoras que dignamente limpian las consultas. Una medicina que no invierte en la investigación o que permite que sus médicos se formen bajo el ala oscura de las compañías farmacéuticas. Un sistema deconstruido en 17 sistemas no equitativos. Y para rizar el rizo si no cuadran los presupuestos sanitarios, se les baja los sueldos a los médicos y que se fastidien.
El médico españolito sale ya de la facultad con una etiqueta en la frente que dice “soy un felpudo” y pasa el resto de su vida profesional dejándose pisar. No hay nada peor para un sistema sanitario que unos profesionales maltratados, desmotivados, desqueridos. ¡Tenemos que cabrearnos! Seguiremos teniendo una sanidad mediocre  hasta que los médicos levantemos la cabeza y nos enfrentemos con nuestros propios demonios, con el sistema, con los políticos, con quien haga falta; hay que coger este toro por los cuernos. El potencial de la medicina española no tiene límite por que la calidad profesional y humana de sus profesionales tampoco lo tienen, pero hay que actuar, ya. Si no miramos nosotros por nuestra profesión y por nuestros pacientes, ya veis que no lo va a hacer nadie”.
Y con esto, me bajo de esta tribuna en busca de otra donde me dejen gritar, por lo menos, igual de alto. Buena suerte a todos y gracias por leerme. Y que sepan que me marcho cabreada…¡como debe ser!

Deja un comentario

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. VER
Privacidad