El médico se siente solo ante la Administración

CUESTIONAN ALGUNAS ENTIDADES

El médico se siente solo ante la Administración

A pesar de que los médicos hablan un idioma común, en ocasiones no son capaces de entenderse. Cada vez son más los que opinan que sus interlocutores con la sociedad o con la empresa sanitaria no representan los intereses de la profesión y se cuestionan la validez actual de entidades como la OMC, los sindicatos y el Foro de la Profesión, del que la mayoría conoce muy poco. Los colegios garantizan a la población la veracidad de los datos académicos de sus colegiados para evitar fraudes, pero el mensaje puede que no esté llegando al médico de a pie.

DIARIO MEDICO  |  27/12/11

Los facultativos españoles no se sienten representados por la OMC, los sindicatos o el Foro de la Profesión.

Para un profesional es desalentador creer que sus interlocutores con la sociedad o con la empresa sanitaria no son representativos, están divididos o requieren de una profunda renovación y lavado de cara. En España, además, se suma que la afiliación sindical es baja y que son pocos los facultativos que participan en las elecciones sindicales. Para los representantes de los médicos -Organización Médica Colegial (OMC), sindicatos y Foro de la Profesión- también es frustrante comprobar que no se valora ni conoce el esfuerzo que hacen para mejorar la situación laboral y formativa de la profesión. ¿Se siente el facultativo español representado por estas organizaciones? Hay opiniones para todos los gustos, pero cada vez son más los médicos que ponen en entredicho la capacidad de estos órganos para defender sus intereses.

  • La colegiación es el control de calidad de la profesión y garantiza la veracidad de los datos académicos de los colegiados para evitar fraudes

Ante este panorama, Juan José Rodríguez Sendín, presidente de la OMC, ha dicho que su organización es “una herramienta para crear inteligencia clínica y ética”, y que su intención es ayudar a los médicos con carácter transversal. Patricio Martínez, secretario general de CESM, insiste en defender el papel de los sindicatos profesionales para garantizar los derechos laborales de los facultativos, “cuyos afiliados pagan una cuota voluntaria”. Pero a pesar de los esfuerzos para llegar a los facultativos, el mensaje de la OMC, los sindicatos y el Foro de la Profesión -del que muchos confiesan conocer poco o nada- puede que no esté calando en los médicos de a pie…
Utilidad de los colegios
Algunos creen que si no fuese porque la colegiación es obligatoria, los colegios sólo sobrevivirían si fueran útiles para los profesionales: “Son necesarios siempre que defiendan los intereses del colectivo médico; otra cuestión es que en ocasiones no nos representen o lo hagan con poca fuerza y escaso interés”, explica Víctor Fernández Armayor, director de la Unidad de Ciencias Neurológicas de Madrid.
Mónica Lalanda, médico de la Unidad de Urgencias del Hospital General de Segovia, valora el papel de la OMC y de su presidente, Rodríguez Sendín. De él dice que es “un tipo honesto” y reconoce que sigue su trabajo con interés, pero cree que muchos colegios deberían reflexionar sobre su verdadera función. “El de mi provincia funciona bien, y no se dedica solamente a vendernos seguros, como dicen que pasa en otras ciudades. De todas formas, deberían estar centralizados y ser dependientes de un sistema de colegiación nacional”, argumenta. Algunos están convencidos de que los colegios deberían tener más poder y representación. “Tienen sentido y por eso sobreviven”, añade Maite Hernández, pediatra y vocal del Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría (AEP).

  • Algunos opinan que los colegios de médicos son sólo útiles para los MIR y los facultativos jubilados, pero no para la mayoría de la profesión

Controles éticos
En un momento en que se cuestiona la adscripción forzosa de los médicos a un colegio profesional, a pesar de la importancia de mantener vigente la colegiación obligatoria para salvaguardar los controles éticos y deontológicos del ejercicio, los hay que incluso se atreven a cuestionar la supervivencia de los colegios tal y como se les conoce en estos momentos: “La colegiación obligatoria es una de las vías de supervivencia de los colegios profesionales. Cuando nos colegiamos se nos vende como algo necesario y como si fuera una inconsciencia no estar colegiado para trabajar… Encima, cuando vemos que no es así -hay autonomías donde no es obligatorio, como Andalucía, Extremadura, Canarias y Cantabria, aunque ésta última ya ha anunciado que va a modificar con carácter de urgencia esta opción- tampoco nos movemos para descolegiarnos”, comenta Mariluz Mariscal, médico de Familia en un centro de salud de Córdoba.
También los hay que comparten la opinión de Javier Herrea, cirujano general y del aparato digestivo del Complejo Hospitalario de Navarra: “Los colegios sobreviven por la colegiación obligatoria, y cada vez que intervienen en algún conflicto público sus opiniones huelen a naftalina”, afirma. Otras de las quejas más frecuentes sobre la colegiación es que es cara. “Para lo que ofrecen podríamos descolegiarnos y buscarnos un seguro de responsabilidad civil y asesoramiento legal, además de buscar formación continuada por otros medios más económicos”, dice Mariscal.
Evitar fraudes
“Quizás los colegios estén sobreviviendo gracias a la colegiación obligatoria, pero en un mundo en el que, en general, no existen las fronteras y los movimientos migratorios de médicos son innumerables, debería existir un organismo que de alguna manera garantizase la veracidad de los datos respecto a la formación de los médicos a los que representan”, comenta Sara Rodríguez, MIR de segundo año de Familia.
Como ella, hay profesionales que creen que las actividades formativas que realizan los colegios son imprescindibles: “Ofrecen oportunidades formativas a los colegiados que en otras circunstancias no estarían a su alcance, y no sólo por motivos económicos. Por ello, su principal utilidad es la de garantizar a la población la veracidad de los datos académicos de sus colegiados para evitar fraudes que atentarían contra la salud pública, o lo que es lo mismo, evitar el ejercicio de la Medicina por parte de personas sin un título oficial”, explica esta residente de Familia que lleva un año y medio colegiada.
La colegiación debería ser el control de calidad de la profesión. “Otro concepto diferente es quién debería correr con los gastos. Lo tendría que hacer el que contrata al médico -Administración, compañía de seguros, etc.- que es la que tiene la obligación de garantizar al ciudadano una asistencia de calidad, sin fraudes…”, afirma Mayte Lázaro, psiquiatra del Hospital Padre Jofré de Valencia.
Lázaro está convencida de que, en estos momentos, los colegios son sólo útiles para el médico recién licenciado, el MIR y el facultativo jubilado, “pero no tanto para el que está en la etapa media de su vida profesional”.

EL SINDICALISMO, EN ENTREDICHO

La afiliación sindical es baja porque, en muchas ocasiones, existe el convencimiento de que los liberados tienen privilegios. “Se piensa que son médicos con pocas ganas de trabajar y se cree erróneamente que el sindicalismo médico es un sindicalismo de clase… En mi caso, sólo me siento representada por los sindicatos formados por médicos”, explica Mayte Lázaro, psiquiatra del Hospital Padre Jofré de Valencia y ex dirigente de CESM.Maite Hernández, pediatra y vocal de la AEP, arremete contra las grandes centrales sindicales: “Han despreciado siempre a la clase médica porque nos ven como una elite y defienden cosas tan absurdas como que un celador pueda ser rector de universidad o como que es más importante el tiempo trabajado para la sanidad pública que los méritos profesionales o académicos”. Mónica Lalanda, urgencióloga del Hospital General de Segovia, está convencida de que son pocos los que participan en las elecciones sindicales porque hay mucha suspicacia hacia los sindicatos. “El hecho de que haya gente liberada les crea más enemistad que simpatía”, afirma.

Deja un comentario

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. VER
Privacidad