“La jubilación obligatoria a los 67 años es un atentado contra el estado del bienestar, y en el caso de los médicos es un insulto”

El presidente de CESM defiende el valor de la experiencia médica y que los facultativos tengan la opción de solicitar la jubilación anticipada, total o parcial, pero siempre voluntariamente
Valencia (2-2-2010).- “La jubilación obligatoria a los 67 años que se está planteando imponer de forma general a los profesionales es un atentado contra el estado del bienestar, y en el caso particular de los médicos es un insulto, un chiste fácil que están haciendo algunos políticos”. De esta forma tan contundente se ha expresado, en declaraciones a EL MÉDICO INTERACTIVO, Andrés Cánovas, presidente de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM). Cánovas ha defendido, en contraposición, el valor de la experiencia en el caso de los médicos, y que éstos, siempre de forma voluntaria, puedan tener la opción de solicitar la jubilación, total o parcial, anticipada.Para el presidente de CESM, “no se puede tratar igual a todos los trabajadores. Y en el caso de los médicos, tampoco es igual el trabajo en unas especialidades que en otras. Un médico puede estar muy mal para trabajar a los 59 años, o muy bien a los 67. Y siempre queda la experiencia, que se traduce en conocimiento y sabiduría que puede aportar y enseñar; a veces, un médico con experiencia puede hacer en tres horas lo que otros sin ella hacen en ocho”, ha señalado.
Cánovas ha defendido, del mismo modo, que la cotización de los médicos debe comenzar ya en su etapa de residentes. Y en cualquier caso, ha explicado en declaraciones recogidas en la página web de CESM, que “los problemas de sostenibilidad que puedan afectar al estado de bienestar no pueden resolverse acabando poco a poco con los derechos que garantiza”.
En este sentido, ha calificado de “atentado” el debate planteado por el Gobierno de elevar a los 67 años la edad a la que los trabajadores españoles pueden acceder a la jubilación. Su criterio es que desde hace más de dos décadas, todas las reformas que se introducen en el sistema de pensiones, en lugar de contribuir a su mejora, se limitan a recortarlo, con la aquiescencia de los sindicatos mayoritarios.
Cánovas no concibe que, pocos años después de que en 2003 se redujese la edad de jubilación de los médicos a 65 años (que antes era voluntaria hasta 70 años) ahora se pretenda elevarla de nuevo pero eliminando la voluntariedad. Se trata, según el presidente de CESM, de un “despropósito que retrata la ineptitud de nuestra clase política”.
Para los médicos, en opinión del presidente de CESM, la solución a los problemas que presenta en el horizonte el sistema de pensiones pasa por la superación de la actual recesión económica y la racionalización de gastos innecesarios. “Ésa es la vía, y no hacer recaer sobre los profesionales asalariados la responsabilidad de una crisis que otros han provocado”.
En cuanto a los médicos, “queda por preguntar por qué cotizamos por una cantidad mientras percibimos una pensión que está por debajo de ella, y por qué, al jubilarnos, perdemos como mínimo la mitad de nuestros ingresos”, ha afirmado.

Deja un comentario

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. VER
Privacidad