Solicitudes a la nueva Ministra

CESM anima a la nueva ministra, Trinidad Jiménez, a que siga adelante con el Pacto por la Sanidad
La principal organización sindical de los médicos españoles, CESM, acoge con neutralidad valorativa el cambio de titular al frente del Ministerio de Sanidad, aunque sí tiene claro cuál es su deseo: que se mantenga la iniciativa de alcanzar un Pacto por la Sanidad, que es a no dudar el mejor recuerdo que nos quedará de Bernat Soria.
Animamos, pues, a la nueva ministra de Sanidad y Políticas Sociales, Trinidad a Jiménez, a que no ceje en el camino emprendido por el anterior responsable del departamento. El empeño estamos convencidos de que merece la pena, en la medida que los médicos vemos en ello la posibilidad de conseguir dos objetivos que consideramos urgentes e imprescindibles: que la sanidad pública tenga una cabeza rectora que garantice la cohesión, y, acto seguido, que se reconozca que los facultativos son el capital-conocimiento y merecen, por tanto, tener voz propia en la articulación del sistema sanitario.
Que el Sistema Nacional de Salud (SNS) no puede seguir sometido a la discrecionalidad con la que actúan las Comunidades Autónomas en aspectos como las prestaciones que se ofrecen a los ciudadanos o las políticas de personal, es en realidad una demanda que viene sosteniendo la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos desde que tiempo atrás se hizo evidente que el Consejo Interterritorial, encargado por ley de la coordinación de la sanidad pública, es más un lugar para el enfrentamiento político que un foro para el buen gobierno de la sanidad de todos.
Decisiones vinculantes
Si al Ministerio apenas le quedan competencias, porque las ha transferido a las autonomías, y éstas no se ven obligadas a ajustar sus decisiones al marco común que va implícito en el concepto SNS, el resultado, como ocurre ahora, es que…
– … los pacientes comienzan a tener diferente acceso a los servicio de salud (tabaquismo, cambio de sexo, vacunaciones, etc.) dependiendo de la región en la que viven.
– … los médicos vemos coartado el derecho a la libre movilidad en el conjunto del Estado (ya sea porque los modelos retributivos y de promoción profesional no coinciden o porque en ciertas comunidades se impone de hecho como condición excluyente el dominio de la lengua autóctona).
– … resulta complicado incluso llegar a acuerdos para crear institutos de investigación o centros para el diagnóstico y tratamiento de enfermedades raras (por citar sólo dos ejemplos), que la lógica aconseja sean supracomunitarios.
La coordinación en éstos y otros aspectos recae en el Consejo Interterritorial del SNS, y si hasta el momento se ha demostrado imposible es porque las decisiones que se toman en él no son vinculantes. Por tanto, y como ya hemos hecho saber al Ministerio, vemos en el Pacto por la Sanidad la oportunidad de que se configure este órgano como el Consejo de Administración de cualquier empresa, lo que implica que sus acuerdos deben sobrepasar el umbral de la recomendación para ser ejecutivos y de obligado cumplimiento en todo el Estado.
Política de personal
Uno de los ámbitos en lo que consideramos más perentoria la cohesión (entre otras razones porque es también donde mayor arbitrariedad ha habido en los últimos años), es el de la política de personal. Los médicos no entendemos que las condiciones laborales y de promoción y desarrollo profesional varíen sustancialmente, o que haya diferencias en el cómputo retributivo global de hasta el 30% según el servicio autonómico de salud para el que se trabaje. El criterio de CESM, en definitiva, es que todos los médicos del SNS han de regirse en estas cuestiones por unos parámetros homologables que garanticen igual trato y hagan factible el derecho a su circulación por el conjunto del sistema.
Los facultativos aspiramos, además, a que se valore nuestra especial cualificación y, con arreglo a ello, se nos dé un mayor protagonismo tanto en la organización y funcionamiento del sistema como en lo que concierne a la regulación de la esfera profesional. Creemos que se debe contar más con el médico a la hora de gestionar, evaluar y proponer alternativas de mejora, aunque sólo sea por el hecho de que el 85% del gasto sanitario depende de las decisiones que tomamos a diario.
Por otra parte, resulta obvio que el actual marco normativo en materia de relaciones laborales nos discrimina en la medida que las negociaciones se llevan a cabo en Mesas Sectoriales que representan a la totalidad de los trabajadores del SNS, entre los cuales los médicos apenas llegan al 20%.
Un «sudoku» financiero
Aparte de lo apuntado, valoraremos también la gestión de la nueva ministra en función de cómo resuelva la necesidad de sostener económicamente un sistema sanitario cuyo nivel de gasto está llamado a seguir incrementándose en el futuro por factores tales como el envejecimiento de la población o la mayor demanda (en cantidad, calidad y complejidad técnica) de prestaciones.
El sindicato aconseja que el porcentaje de PIB dedicado a Sanidad se acerque a la media de los países europeos con los que habitualmente nos comparamos, lo que significa subirlo en torno a dos puntos.
También defendemos que los presupuestos que distribuye el Estado a las autonomías para financiar la Sanidad tengan un carácter finalista, o sea, que o no se puedan dedicar a otros fines que no sean aquellos para los que se han concedido.
Se trata, en definitiva, del mismo planteamiento que hacíamos al ex ministro Bernat Soria. Sin embargo, hay que reconocer que su sustituta va a tener aún más dificultades para dar con una solución a este problema, ya que la nueva carga que suponen las políticas sociales -en particular el desarrollo de la Ley de Dependencia- que desde ahora le competen, le ponen ante un verdadero sudoku financiero. Y con los tiempos que corren…
En cualquier caso, por su gestión en ésta y las demás cuestiones citadas, juzgaremos su labor. Le deseamos suerte y, por supuesto, confiamos en su capacidad de iniciativa.

Deja un comentario

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. VER
Privacidad